La insólita alegría de Cristina Kirchner

El análisis

La insólita alegría de Cristina Kirchner

Por  | LA NACION



ivertida y burlona por momentos, con su notable narcisismo político expuesto abiertamente en otros, Cristina Kirchner usó ayer 62 minutos de la cadena nacional para no decir nada. No parecía la presidenta de un país estremecido por una muerte tan escandalosa como simbólica. Ni siquiera nombró una sola vez al fiscal Alberto Nisman ni a sus familiares. Otra vez se olvidó de dar el pésame y, otra vez también, prefirió tapar esa muerte enorme con anuncios que se parecieron a los saldos de verano de una tienda. Hablemos de otra cosa, se propuso. Y lo hizo.

Llama la atención la frialdad y la frivolidad con que Cristina Kirchner abordó desde el principio el conflicto desatado por la denuncia y la muerte de Nisman. En el fondo de su alma, Nisman se había convertido en su enemigo, y lo sigue siendo cuando ya no está en este mundo. Su nuevo enemigo íntimo es ahora el informático Diego Lagomarsino, al que nombra o alude cada vez que habla. Ayer se acordó de él, sin nombrarlo, por un viejo tuit de hace dos años, que sus servicios de inteligencia rebuscaron mientras hurgaban en su vida personal hasta encontrar algo. Su problema es Nisman, no Lagomarsino.

La muerte del fiscal es un caso más grave aún, incluso, que el crimen del fotógrafo José Luis Cabezas, que conmovió el final del menemismo desde 1997. El insoportable crimen de Cabezas expresó, es cierto, los límites que enfrentaba la libertad de prensa frente a poderes mafiosos. Pero él sólo había mostrado una foto de un empresario de la peor calaña, Alfredo Yabrán, con fuertes vínculos con el oficialismo de entonces.

Otra cosa es la muerte del fiscal del atentado más importante que sufrió el país y el más importante que padeció la comunidad judía desde la Shoá. Nisman murió extrañamente cuatro días después de que denunciara a la propia presidenta por encubrimiento de terroristas. Ésa es la realidad que enfrenta la Presidenta, aunque ayer quedó demostrado, más que nunca, que su realidad es el relato y que no importa si éste está respaldado o no por datos objetivos.

Aprovechó para anunciar un aumento en los haberes jubilatorios, que dispone la ley de manera automática luego de una vieja acordada de la Corte Suprema de Justicia. Inauguró formaciones de trenes, pero no dijo que el kirchnerismo se ocupó del conflicto ferroviario (que consistía en trasladar personas en trenes inhumanos) diez años después de llegar al poder, luego de la tragedia de Once que dejó 52 muertos. Firmó un acuerdo de desendeudamiento con 17 provincias en medio de un discurso sobre el valor de las provincias, que sonó hipócrita en boca del gobierno más unitario de la historia en la distribución de los recursos federales.

Y, por último, suscribió una concesión de obras en el aeropuerto de Trelew, una noticia de una magnitud insignificante.

Hizo, de paso, un balance desordenado y parcial de su gestión y no se olvidó del maravilloso veraneo de muchos argentinos (no de todos, ni siquiera de la mayoría), convertido en el único termómetro válido del cristinismo para repintar la grisura económica por la que atraviesa.

Repitió hasta el cansancio que hacía anuncios que eran los "más importantes de la historia" o que hacía, en oportunidades modestas, el anuncio "más importante de los últimos 50 años". El narcisismo que interpreta a la política como una perpetua autorreferencia.

En fin, decidió cambiar de estrategia una vez más. No dio en el blanco desde la muerte de Nisman. Casi todo lo que dijo sobre esa muerte resultó falso. Casi todas sus deducciones terminaron siendo equivocadas.

Se resistió a hablar por cadena nacional, hasta que terminó aceptando que no podía dilatar más ese momento. Pero habló por cadena nacional para referirse a ella, no a Nisman.

Alguien (o ella misma) creyó que la exhibición impúdica de la silla de ruedas crearía solidaridad entre los argentinos. Resultó al revés: ¿qué comparación podía soportar una silla de ruedas temporal con una muerte irreversible? Ayer decidió terminar con sus inferencias en Facebook y con el nombre de Nisman. Siguió hablando de ella, pero en el contexto del autoelogio global de su gestión. Que la criticaran por sus afirmaciones sobre la economía, no por el caso Nisman. A veces, el estrépito del silencio es peor que el error explícito.

El espectáculo presidencial no careció de bromas, de sobreentendidos y de diálogos con funcionarios que estaban con ella. Por momentos, se pareció más a Susana Giménez conduciendo su programa de televisión. Ése es el trabajo de Susana Giménez. El trabajo de la Presidenta es otro.

La estrategia de enterrar definitivamente a Nisman sucedió, para peor, el mismo día en que el filósofo Santiago Kovadloff se convirtió en la referencia moral de la Argentina dolida.

Ocurrió cuando el periodista Marcelo Longobardi le hizo la pregunta más simple del mundo (¿cómo estás?) después de que Kovadloff fuera uno de los pocos oradores en el sepelio de Nisman. Kovadloff dijo que se sentía mal, recordó la mirada de una hija de Nisman mientras él hablaba en el cementerio y, por último, señaló que la tarea de intelectuales y periodistas es "insistir, insistir, insistir para que no convierta la palabra en basura". En ese momento, él, un orfebre de las palabras, se quebró. Un llanto suave, casi inferido, expresó más al país que nos toca que la posterior alegría de la Presidenta ante su eterna barra de excitados aplaudidores. Era la realidad y el relato de la realidad sucediendo el mismo día, con pocas horas de diferencia.

Cristina hizo sólo dos alusiones periféricas al caso Nisman. Una fue cuando se ofuscó con un directivo de la Asociación de Fiscales, que le reclamó moderación en sus palabras en los momentos en que se refiere a una causa judicial en curso. Cristina defendió su derecho a la libertad de expresión y evocó la Constitución para decir que todos los argentinos son iguales. Todos los argentinos son iguales, es cierto, pero no todos pueden decir lo que quieren en el momento que quieren. Sobre todo, si se trata de la jefa del Estado. Lo que aquel fiscal le reclamó era que, como presidenta de la Nación, no interfiriera con sus palabras en una investigación judicial en marcha. El sentido común más básico. Pero Cristina es Cristina: ni siquiera fue capaz de aceptar que se equivocó con la mayoría de los datos que suministró sobre la muerte de Nisman.

La otra referencia fue muy genérica. Les pidió a los argentinos que no permitieran que se trasladara al país la "mugre internacional", en una clara alusión al conflicto de Medio Oriente. ¿La muerte de Nisman ya no es un suicidio ni un homicidio simple, acaso, sino una gran confabulación de intereses geopolíticos con centro en la disputa israelí-palestina? ¿Eso quiso decir?

Hace más de 20 años que ese conflicto se incrustó criminalmente en el país; fue cuando volaron la AMIA, con 85 muertos, y cuando redujeron a cenizas la embajada de Israel en Buenos Aires. En el caso de la AMIA, la justicia argentina concluyó que fue el gobierno de Irán el que ordenó y financió el devastador crimen.

La propia Cristina Kirchner, y su esposo, pidieron varias veces en las Naciones Unidas que Irán permitiera la declaración indagatoria de los dirigentes iraníes acusados por el atentado.

El conflicto no está llegando a la Argentina. Ya estaba en el país. La conclusión fue, precisamente, el resultado del trabajo de Nisman, que el directorio de Interpol, integrado por todos los países del mundo, aprobó cuando aceptó la persecución internacional de cinco altos dirigentes del régimen de Teherán. Un trabajo que acercó a Nisman, por un camino u otro, al final prematuro de su vida.


http://www.lanacion.com.ar/1764555-la-insolita-alegria-de-cristina-kirchner

La nueva agencia de inteligencia tendrá el mismo personal de la ex SIDE

la muerte del fiscal / Cambios en la estructura de espionaje

La nueva agencia de inteligencia tendrá el mismo personal de la ex SIDE

Así lo prevé el proyecto de ley para la reforma del organismo, que el Gobierno giró ayer al Senado; su director será removible por decreto; las escuchas telefónicas pasarán a la órbita de la Procuración

Por   | LA NACION




Pese a que la presidenta Cristina Kirchner anunció con bombos y platillos la disolución de la polémica Secretaría de Inteligencia (SI, ex SIDE), la nueva Agencia Federal de Inteligencia (AFI) promete ser un calco de su antecesora: de acuerdo con el proyecto de ley del Gobierno, que se remitió ayer al Senado, al organismo se le transferirá "la totalidad del personal, bienes, activos y patrimonio" de la actual estructura.

En buen romance, el futuro organismo de Inteligencia mantendrá el mismo plantel de espías con sus mismas categorías. Además, por si fuera poco, absorberá la Dirección de Inteligencia Criminal, es decir, las unidades de Inteligencia que hoy operan en las fuerzas de seguridad federales.

Eso sí: la nueva AFI no tendrá potestad sobre las escuchas. Así lo ratifica el proyecto, que comenzará a discutirse este martes en comisión. Según la iniciativa, la Dirección de Observaciones Judiciales será derivada al Ministerio Público Fiscal. Pero esto no preocupa al Gobierno, todo lo contrario: en manos de su fiel aliada, la procuradora Alejandra Gils Carbó (una funcionaria que, dicho sea de paso, tiene estabilidad en el cargo), el kirchnerismo tendrá injerencia directa en las escuchas judiciales.

Para el oficialismo, este tema es innegociable y no cederá ante la presión opositora para que esta competencia pase a manos de la Corte Suprema. "No es materia del alto tribunal", confirmaron las espadas kirchneristas en el Parlamento.

Éste es uno de los puntos que la oposición cuestionó con mayor virulencia. Otro de los temas criticados fue que el futuro director de la AFI tuviera mandato por cuatro años, con lo que el kirchnerismo se aseguraría un funcionario de sus filas en un área estratégica como la de Inteligencia en el próximo gobierno.

Reforma de Inteligencia 

Marcha atrás

Así lo había anunciado la presidenta Cristina Kirchner el lunes pasado, pero ante la controversia que se desató, el oficialismo decidió dar marcha atrás. Mantuvo la propuesta de que el futuro director sea nombrado con el acuerdo del Senado (hoy dominado por el kirchnerismo), pero en el artículo 8 aclaró que puede ser removido por el Poder Ejecutivo. Es decir que el próximo presidente puede despedirlo de su cargo con un simple decreto.

De todas maneras, el futuro director de la AFI tendrá un poder amplio. De acuerdo con el artículo 15 bis, este funcionario será el que monopolice toda las relaciones entre la agencia y los demás poderes públicos, sean nacionales o provinciales.

En este sentido, el proyecto penaliza fuertemente a quienes realicen espionaje ilegal. Propone una pena de tres a diez años de prisión, e inhabilitación especial por doble tiempo.

La nueva agencia deberá ser conformada en 90 días, según establece el proyecto del Gobierno. En sus fundamentos, la Presidenta insistió en que es una deuda pendiente de la democracia.

"El tema del sistema de inteligencia nacional no es un problema que nace en 2003 [cuando asumió Néstor Kirchner], sino que es una deuda pendiente desde 1983, resultando preciso encarar el cambio", sostuvo la Presidenta, para quien esa necesidad surgió cuando desde el Gobierno "comenzamos a observar que desde la ex SIDE, integrantes comenzaban a actuar en contra del Poder Ejecutivo y del Congreso" tras la firma del Memorándum con Irán.

Sin embargo, pese a las críticas contra la ex SIDE, la Presidenta decidió mantener incólume su estructura de personal. La única innovación en el proyecto es que se obliga a los actuales agentes a presentar sus declaraciones juradas y se insta a que haya un control más estricto de sus funciones.

Otra innovación que incorpora el proyecto es la clasificación de la información en "estrictamente secreto y confidencial", "secreto", "confidencial", "reservado" y "público". Asimismo, en el artículo 12 se señala que el Poder Ejecutivo podrá ordenar la desclasificación de cualquier tipo de información en un plazo no menor a 25 años.

Por último, se ratificó que la AFI y sus gastos reservados deberán someterse al control de la Comisión Bicameral de Fiscalización de Organismos y Actividades de Inteligencia. Sin embargo, este cuerpo legislativo raramente se reúne, pese a su suculento presupuesto.

Los ejes del proyecto

El martes comienza el debate en comisiones del Senado

Alcances

Las tareas de inteligencia interior quedarán limitadas a la investigación de delitos complejos, inteligencia criminal compleja o atentados contra el orden institucional y el sistema democrático

Conducción

Será conducida por un director general que tendrá rango de ministro y que será designado por el Poder Ejecutivo con acuerdo del Senado. El cese de este funcionario podrá ser dispuesto por el Poder Ejecutivo Nacional

Escuchas

La Dirección de Observaciones Judiciales será transferida al Ministerio Público Fiscal y éste será el único órgano del Estado autorizado para realizar "las interceptaciones o captaciones" dispuestas por orden judicial

Personal

Se transfiere a la órbita de la AFI el personal, bienes, activos y patrimonio de la Secretaria de Inteligencia, así como la competencia y el personal de la Dirección Nacional de Inteligencia Criminal, dependiente del Ministerio de Seguridad

Espionaje ilegal

Se establecen penas de 3 a 10 años a aquellos agentes que transfieran, capten o intercepten "indebidamente" información derivada de las tareas de inteligencia

Desclasificación

La desclasificación de información, documentos o material no podrá realizarse antes de los 25 años a partir del momento en que se dispuso su clasificación

Relación con otros poderes

La relación de la AFI con otros organismos del Estado o funcionarios sólo podrá ser ejercida por el director, subdirector o la persona designadas por las autoridades

Puesta en vigencia

La nueva Agencia Federal de Inteligencia deberá entrar en vigencia 90 días después de ser sancionada la ley por ambas cámaras del Congreso de la Nación

A favor y en contra

julio cobos

Diputado (UNEN)

"El kirchnerismo busca correr el eje: la denuncia de encubrimiento contra Cristina y la muerte del fiscal Nisman"

agustín rossi

Ministro de Defensa

"La actitud [de la oposición] es oponerse por oponerse: adelantaron su voto negativo antes de conocer el proyecto"

federico pinedo

Diputado (PRO)

"Si van a pasar las escuchas a Gils Carbó, que es kirchnerista, eso no es un cambio"


http://www.lanacion.com.ar/1764650-la-nueva-agencia-de-inteligencia-tendra-el-mismo-personal-de-la-ex-side

"Nadie de otro poder me puede callar", dijo la Presidenta

La muerte del fiscal / La estrategia de la casa rosada

"Nadie de otro poder me puede callar", dijo la Presidenta

Por  | LA NACION


En un intento de retomar la iniciativa política y mostrarse activa tras la crisis institucional por la sospechosa muerte del fiscal de la AMIA Alberto Nisman, que afectó la imagen de su Gobierno en las encuestas,la presidenta Cristina Kirchner volvió a apuntar ayer contra la Justicia.

"Nadie de otro poder me puede callar", advirtió, al contestarles a sectores del Poder Judicial que en los últimos días le pidieron que no opinara sobre hipótesis referidas a la muerte del fiscal especial de la AMIA.

Lo dijo ante un auditorio cautivo, al anunciar la refinanciación de las deudas provinciales y nuevos aumentos en los haberes jubilatorios. Exhibió la habitual galería de supuestos logros de su gestión y, al borde del llanto, exhortó a no dejar entrar en nuestro país los "conflictos externos" y "toda esa mugre que hay afuera".

Durante un discurso por cadena nacional que duró una hora y dos minutos, con gobernadores, ministros y militantes en los patios de la Casa Rosada, la mandataria no mencionó el caso Nisman. Pero el tema sobrevoló en el último tramo, de fuerte contenido político.

 

Atacó otra vez, sin nombrarlo a Diego Lagomarsino, ex empleado de Nisman, convertido en el principal blanco del Gobierno. La Presidenta le recriminó un tuit crítico que había escrito hace mucho tiempo, aunque dijo que no le importaba lo que escribían "los mediocres" sobre ella.

La referencia a "no dejar entrar conflictos de afuera" también fue interpretada en la Casa Rosada como una referencia velada a la muerte que más incomoda al Gobierno.

Según su teoría, los Estados Unidos e Israel, y sus servicios de inteligencia, la CIA y el Mossad, presionaron al fiscal para denunciar a la Presidenta y a sus funcionarios por encubrir a Irán en la investigación por el atentado terrorista contra la AMIA en 1994, que dejó 85 muertos.

En esa línea de razonamiento, Nisman fue instigado con información falsa por el ex secretario de Operaciones de la Secretaría de Inteligencia (SI), Antonio "Jaime" Stiusso, que era controlado por la CIA y el Mossad. Todo sería entonces una manifestación local de una guerra de los Estados Unidos e Israel y el terrorismo islámico. Tal vez, ésta sea la próxima teoría conspirativa que enarbole la Presidenta sobre el crimen de Nisman.

La Presidenta reunió a los 17 gobernadores de las provincias que renovaron ayer las prórrogas de sus deudas, lo que se conoce como la refinanciación trimestral que aplica el Gobierno desde el año último. Tanto ése como el aumento jubilatorio eran dos anuncios automáticos que debía hacer la jefa del Estado, pero la impronta política fue el marco que les dio.

Desde marzo próximo, los haberes jubilatorios aumentarán el 18,26% y el mínimo será de 3821,73 pesos, como se informa en la sección Economía.

"Averiada, pero jamás hundida"

En un juego de palabras entre la crisis por la muerte de Nisman y su fractura del tobillo izquierdo, que la hizo regresar a la Casa Rosada luego de más de un mes sobre una silla de ruedas que mostró en cada momento, la Presidenta dijo: "Estoy un poco averiada, como la batalla naval, pero jamás hundida". Les hablaba a sus adversarios, pero la aplaudieron sus militantes.

"Nadie de otro poder le puede decir a la Presidenta que se calle. Tal vez no guste lo que digo. Voy a seguir hablando porque la libertad de expresión es para los 40 millones de argentinos", dijo la mandataria a voz en cuello.

Era una respuesta directa al fiscal de Cámara y vicepresidente de la Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional (Amfjn), Ricardo Sáenz, que había pedido al Gobierno que dejara trabajar "tranquilas" a la jueza Fabiana Palmaghini y a la fiscal Viviana Fein en la causa Nisman.

En otro tramo, siempre con la Justicia como blanco en su mensaje, Cristina atacó a Lagomarsino, asesor informático de la fiscalía especial del caso AMIA. "Los insultos de los mediocres nunca me importaron ni me importarán jamás", dijo, aunque se ocupó de darle un párrafo importante de su discurso por cadena nacional.

Se refería a un tuit agresivo que escribió el ex empleado de Nisman en el caso AMIA, ahora imputado por prestarle su pistola Bersa calibre 22 con la cual el fiscal apareció muerto. Ese mensaje por la red social, del 8 de mayo de 2013, durante la aprobación de la reforma judicial, decía: "Por ciertos acontecimientos de hoy tengo ganas de decir: Kretina andate a la c... de tu p... madre hija de p...! Amén".

"Fue el día en que dábamos media sanción a las leyes de democratización de la Justicia", dijo la mandataria. "Como digo yo, en la Argentina todo tiene que ver con todo", sugirió. La estrategia del Gobierno es vincular a Lagomarsino con Stiusso, a quienes consideran culpables del crimen de Nisman.

El tuit que molestó

  • La Presidenta no lo mencionó por su nombre. Pero su alusión a Diego Lagomarsino como "alguien que trabaja en el Poder Judicial" no dejó ningún lugar a dudas, aunque la fecha que señaló no era la correcta: "Voy a recordar un tuit que alguien me dedicó el día 8 de septiembre de 2013. Era el día que dábamos media sanción a las leyes de democratización de la Justicia, y alguien, no importa quién, seguramente lo van a encontrar, me dedicaba un tuit". Es el siguiente.
  • @lagrancaruso: Por ciertos acontecimientos de hoy tengo ganas de decir: Kretina andate a la concha de tu putisima madre hija de puta! Amen.


http://www.lanacion.com.ar/1764684-nadie-de-otro-poder-me-puede-callar-dijo-la-presidenta



Cristina decide qué debe creerse y qué no

Miniaturas

Cristina decide qué debe creerse y qué no

Por  |  Para LA NACION



¿Nisman volvió de Europa de manera intempestiva o en forma previamente planificada? Para no dar el brazo a torcer respecto de la versión consagrada por cadena presidencial, la cuenta de Twitter que se identifica como Casa Rosada (y que según todas las sospechas, incluso las de Aníbal Fernández, sería de la Casa Rosada) equiparó a la víctima con la responsable de la investigación con una pregunta insidiosa. "¿Le creemos a Nisman o a la fiscal Fein?"

A primera vista lo inapropiado es la equivalencia de fiscales. En una lectura más sagaz, asombra que Nisman adquiera para el Gobierno repentina credibilidad. Otro equívoco: Fein no es una fuente (la fuente es Iberia). Personas formales como los constitucionalistas dirán que la verdadera trampa se descubre en el verbo. Cuando Cristina Kirchner determina qué debe creerse y qué no en una causa judicial (contrariando a la Justicia) está evaluando pruebas. Algo que no estimula el artículo 109° de la Constitución: "En ningún caso el presidente de la Nación puede ejercer funciones judiciales".


http://www.lanacion.com.ar/1764626-cristina-decide-que-debe-creerse-y-que-no

Investigarán a Luis D'Elía por el supuesto pago de $ 25.000 a la barra brava de All Boys

Investigarán a Luis D'Elía por el supuesto pago de $ 25.000 a la barra brava de All Boys

La causa recayó en la misma fiscal y jueza que llevan adelante la investigación por la muerte de Alberto Nisman; las escuchas entre el dirigente kirchnerista y un supuesto agente iraní sacaron a la luz los lazos del piquetero con la hinchada del club de fútbol


La denuncia contra el dirigente kirchnerista Luis D'Elía por el presunto pago de 25 mil pesos a integrantes de la barra brava de All Boys para que concurrieran a un acto de apoyo al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en mayo de 2013, recayó en la misma jueza que tiene a su cargo la muerte del fiscal Alberto Nisman.

Por sorteo, la Cámara del Crimen designó a la jueza Fabiana Palmaghini para hacerse cargo de la denuncia presentada por la organización "Fútbol en Paz en la Argentina".

La entidad, que está a cargo del abogado Juan Manuel Lugones, reclamó que "se investigue si en el marco de la organización del acto realizado en el estadio del Club Atlético All Boys el 8 de mayo de 2013 se utilizó a la barra brava denominada «La Peste Blanca» abonándole a cambio de los servicios de ese grupo la suma de 25.000 pesos".

Ese supuesto pago surge de una conversación telefónica que habría interceptado el difunto fiscal Alberto Nisman y habría sido utilizada para elaborar su denuncia por encubrimiento de los iraníes imputados por el atentado contra la AMIA contra la presidenta Cristina Kirchner.

La fiscal que participará en la causa será Viviana Fein, la misma que tiene a su cargo la causa Nisman.

Agencia DyN

http://www.lanacion.com.ar/1763766-investigaran-a-luis-delia-por-el-supuesto-pago-de-25000-a-la-barra-brava-de-all-boys

El abogado de Diego Lagomarsino dijo que va a pedir "que la Presidenta se presente a declarar"

El abogado de Diego Lagomarsino dijo que va a pedir "que la Presidenta se presente a declarar"

Maximiliano Rusconi, abogado defensor del licenciado en informática dueño de la pistola con la que murió Nisman, dijo que quiere "mostrar" que es "un muchacho que no puede creer lo que le está pasado"


"Voy a sugerir que Cristina Fernández y Aníbal Fernández, ya que tienen tanta información, se presenten como testigos". Maximiliano Rusconi, el abogado de Diego Lagomarsino , el licenciado en informática dueño del arma con la que murió Alberto Nisman , único imputado en la causa que investiga la "muerte dudoda" del fiscal, dijo hoy que la situación que vive su defendido es "inaudita" e insistió en que "los acercamientos al proceso penal fueron por voluntad de él".

Lagomarsino está imputado en la causa por haberle entregado al fiscal Nisman su pistola Bersa Thunder calibre 22. La Justicia le prohibió la salida del país y está con custodia asignada por la Justicia. La fiscal a cargo del expediente, Viviana Fein , busca pruebas para ampliar las acusaciones en su contra.

Audio: Rusconi: "que la Presidenta se presente a declarar"
 
 
 
 
00:00
 / 
00:00

Rusconi, abogado de Lagomarsino, aseguró hoy que Lagomarsino "se ha presentado, ha brindado información" y que su "comportamiento ha sido siempre el más transparente que uno pueda esperar".

"Es un testigo que ha demostrado una voluntad muy férrea de colaborar con la justicia", sostuvo. En diálogo con radio Mitre, Rusconi dijo que quiere "mostrar" que Lagomarsino "es un muchacho que no puede creer lo que le está pasado".

"Estoy indignado con este caso", soltó Rusconi.

Certezas

Le entregó el arma

El sábado 17, un día antes de la muerte de Nisman, Lagomarsino estuvo en dos oportunidades en el departamento del fiscal de la causa AMIA. Ese día le entregó su pistola Bersa Thunder calibre 22, que disparó la bala que terminó con la vida de Nisman. Por esa razón está imputado.

Un trabajo especial

Lagomarsino se encargaba de hacer los cruces de llamadas a pedido de Nisman. Maneja las bases de datos con las llamadas entrantes y salientes de un número de teléfono y así las vincula con otra base con información de otro número para ver si hay correlación y números en común.

Dudas

Entradas y salidas

Lagomarsino ingresó en dos oportunidades en el departamento de Nisman el sábado previo a la muerte del fiscal. Según las imágenes de las cámaras de seguridad, se lo ve salir una vez el sábado, pero la segunda la toma aparece fechada el domingo. Podrái ser un error de la cámara. La defensa pidió pruebas para despejar las dudas

.¿Agente?

El diputado bonaerense Marcelo Sain, ex interventor de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), deslizó que Lagomarsino se habría ofrecido "como servicio". Además, el padre de una de las víctimas de Cromagnon, José Iglesias, declaró que Lagomarsino participó como "fotógrafo aficionado" de al menos una marcha. Esto lo negaron su familia y su defensa

.Un cargo especial

Cada seis meses, y sin consultar con nadie, Nisman autorizaba la renovación del contrato de Lagomarsino. Su sueldo era uno de los más altos -al nivel de un secretario- de la fiscalía especial a cargo de la investigación del atentado contra la AMIA.


http://www.lanacion.com.ar/1763757-el-abogado-de-diego-lagomarsino-dijo-que-va-a-pedir-que-la-presidenta-se-presente-a-declarar

Impactante carta de un familiar de Alberto Nisman: "Lo mataron"

Impactante carta de un familiar de Alberto Nisman: "Lo mataron"

Se titula "Mi primo Alberto" y contiene fuertes declaraciones; fue publicada por Cronista.com


siguiente carta de un familiar del fiscal Alberto Nisman fue publicada hoy por Cronista.com

Mi primo Alberto

Hace un par de días que no hago más que ver y ver una vieja película. No se lo ve en imagen pero yo les cuento: el que filma, es mi padre. Se pasó gran parte de nuestra infancia, ausente; tras una máquina Súper Ocho: filmando. Lo más divertido era cuando, luego de ver las películas sobre una pared del living que despejaba mi madre quitando, una y otra vez, un cuadro de Carlos Alonso, mi papá rebobinaba el carretel sin apagar la luz del proyector. Mágicamente, como un truco de infancia, lo vivido retrocedía aceleradamente hasta esfumarse en el momento en que la cinta comenzaba a girar en falso. Nos divertíamos -mis hermanas y yo- tan solo con vernos desafiar a la lógica del movimiento y a la irreversibilidad del tiempo. Qué tontas.

Hace un par de días que no hago más que mirar una vieja película. Una de esas tantas. La calidad es pésima, producto de haber soportado la conversión a sucesivos formatos: de carretel a VHS, a DVD, a digital. Y en ese traspaso no sólo perdió calidad sino también la magia. Ya no me divierte. Pero no se trata de la desilusión de la imposibilidad de rebobinar. O sí.

La filmación, de alrededor de seis minutos de duración, transcurre a principios de los ´70, en el comedor de la casa de una tía abuela que ya no está, a causa de la ley de la vida que hizo que más de la mitad de las personas que celebrábamos una festividad judía, en ese comedor, también estén muertas. Eran abuelos y tíos abuelos. Inmigrantes. Salteando una generación, estamos nosotros, los más pequeños, jugando a disfrazarnos de grandes. Mi primo Alberto hace morisquetas frente a la cámara con un sombrero Borsalino y luego se deja caer sobre la falda de mi tía Sara, que lo abraza.


Porque Alberto Nisman, además de mi primo, era Fiscal de la Nación, nombrado por el Presidente Néstor Kirchner para esclarecer el atentado a la AMIA. Labor a la que se abocó casi la mitad de su vida con firmes convicciones e ideales de justicia; con asistencia necesaria -pero no, dependiente- de servicios de inteligencia que el propio Néstor propició.

Señores, la verdad no tiene bandos. La verdad no necesita usar armas. Mi primo Alberto había asumido el compromiso de presentarse el día lunes al Congreso para exponer el resultado de su investigación que implicaba a la Presidente y a funcionarios de este gobierno en una presunta maniobra de encubrimiento de ese atentado, y que paralelamente fue presentado ante la Justicia, para que sea finalmente ella la que dirimiera. Por eso lo mataron. Estaba amenazado. No de ahora, desde hace años. Tenía custodia. No de ahora, desde hace años. Aún así siguió, amparado sólo en sus firmes convicciones e ideales. Porque no se doblegaba ante nadie ni se dejaba amedrentar. Porque tenía plena certeza. Porque el caso AMIA está resuelto -como tantos otros- hace tiempo. Mi primo luchó por sacarlo a la luz. Por eso lo mataron.

Mise en place, es un término gastronómico francés que -literalmente- se traduce como `puesto en el lugar` y está conformado por el conjunto de tareas y elementos preparados a priori de la elaboración de un plato.

Que nadie (como aquella jovencita actriz de provincia) venga a decirnos "La mesa está servida". Porque -al igual que mi primo Alberto- no nos sentamos a comer con nadie. Porque sabemos que la manipulación certera inhibe en el manipulado la capacidad de discernir negándole la percepción de la maniobra a la que está siendo sujeto. Y esto, él lo sabía más que nadie. Por eso advirtió a su hija sobre lo que podría llegar a escuchar sobre él. Pero lo mataron.

Con tristeza cívica y personal finalizo como hubiese querido hacerlo él, porque ningún argentino debería permitir que se rebobine la historia, cuarenta años.

SERÁ JUSTICIA

Por APG, escrito el 20 de enero de 2015


http://www.lanacion.com.ar/1763779-impactante-carta-de-una-prima-de-alberto-nisman-lo-mataron